El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
 
 

 

9.- HSIAO CH'U EL DOMESTICADOR (PODER DE LO PEQUEÑO)

 

poder de lo pequeño

 

Sun Lo Suave, Viento.
Ch'ien Lo Creativo, Cielo.
Este hexagrama representa la fuerza de lo pequeño -el poder de lo sombrío- en cuanto restringe, impi­de. El viento surca el cielo. Mueve las nubes, el cre­ciente hálito creador, las hace más densas pero no lo suficiente para aue se transformen en lluvia. Sólo a través de la gentileza podrá llegar el éxito.

 

EL JUICIO:
El influyente poder domesticador de lo pequeño tiene éxito. Nubes densas, nada de lluvia para nuestra re­gión del oeste. El momento de una acción en gran escala todavía no llega. La situación no es desfavorable y hay perspectivas de un éxito en el futuro, pero toda­vía hay obstáculos en el camino y se pueden empezar a tomar medidas preventivas. Sólo a través de los pe­queños medios de la persuasión amistosa podemos ejer­cer alguna influencia. Todavía no ha llegado la época de las medidas arrolladoras. Para sacar adelante nues­tros propósitos necesitamos firme determinación, gen­tileza y adaptabilidad en las relaciones externas.

 

LA IMAGEN:
"El viento cruza los cielos. La imagen del poder de lo pequeño. El hombre superior refina el aspecto visi­ble de su naturaleza".
El viento puede llevar a las nubes juntas por el cielo; no siendo más que aire no puede producir efectos grandes o duraderos. Lo mis­mo que un individuo que no puede producir grandes ' efectos en el mundo exterior y no puede hacer otra co­sa que refinar la expresión de su naturaleza en los de­talles pequeños.

 

LAS LINEAS:
Nueve en la base significa: "Vuelta al camino. ¿Cómo podríamos ser reprochados por esto? Buena fortuna".
Está en la naturaleza del hombre fuerte arremeter. Ha­ciéndolo así, encuentra obstrucciones. Vuelve al ca­mino normal, donde es libre para avanzar o retroce­der. En la naturaleza de las cosas esto puede traerle buena fortuna, siempre que sea sabio y razonable y no trate de obtener nada por la. fuerza.
Nueve en el segundo lugar significa: "El consiente en ser conducido de retorno. Buena fortuna".
Uno que quiere arremeter, pero antes de partir busca el ejemplo de los demás. El camino de uno está bloquea­do. En este caso, si el esfuerzo para adelantar no es­tá en' armonía con la época, un hombre razonable y decidido no se expondrá personalmente al rechazo, si­no que se replegará con los demás. Esto trae buena fortuna, ya que no es necesario que se exponga perso­nalmente.
Nueve en el tercer lugar significa: "Los rayos se queman fuera de las ruedas del carro. Marido y mujer ponen los ojos en blanco".
Hay un intento de avanzar por la fuerza, sabiendo que el obstáculo es débil. Sin embargo una ofensiva repentina está condenada al fra­caso. Las condiciones externas impiden el avance, tal como la pérdida de un rayo de sus ruedas obstruye el avance del carro. No escuchamos la advertencia del destino, tal como ocurre con los argumentos molestos en un matrimonio. Naturalmente no se trata de una situación favorable, las dificultades son demasiado nu­merosas. El hombre fuerte debe usar su influencia pa­ra ejercer una autoridad correcta a su alrededor. Ex­perimenta sin embargo un rechazo cuando esperaba una victoria fácil, y esto compromete su dignidad.
Seis en el cuarto lugar significa: "Si eres sincero, la sangre y el temor se van. Sin reproches".
Si alguien se encuentra en la posición difícil y de responsabilidad de consejero de un hombre poderoso, debe restringirse y enmarcarse en el camino más correcto. A sus lados hay un peligro tan inminente que acecha la posibilidad de un derramamiento de sangre. Sin embargo, el poder de la verdad desinteresada es mayor que todos los obstáculos. Podrá llevar la carga hasta completar la tarea, y todo temor y derramamiento de sangre desa­parecen.
Nueve en el quinto lugar significa: "Si usted es sincero y leal, usted será rico en sus cercanías".
La lealtad crea lazos firmes, cada parte complementa la otra. En las personas débiles la lealtad se asimila a la devoción, en las fuertes, a la confianza. Esta relación de mutuo refuerzo conduce a la sinceridad y la salud. Placer compartido es placer duplicado.
Nueve en la cima significa: "La lluvia llega, des­canso. Esto se debe al efecto duradero del carácter. La perseverancia acerca a la mujer al peligro. La lu­na está casi llena. Si el hombre superior insiste, llega la mala fortuna".
El éxito está al alcance. El viento ganó a la lluvia. Un punto de equilibrio fue encon­trado. Pero se acumulan pequeños efectos producidos por la reverencia a una personalidad superior. El éxito puede asegurarse con pequeñas dosis de precaución. Puede ser peligroso dar a entender a cualquiera que nos sentimos por encima de él. El principio femenino, el elemento débil que ganó la victoria no debe enva­necerse o acarreará el peligro. El poder de las sombras en la luna es mayor cuando ella está llena. Cuando aparece así, directamente opuesta al sol, su mengua es inevitable. Bajo tales circunstancias hay que darse por satisfecho con lo ya hecho. Avanzar, antes que llegue la época apropiada, puede traer mala fortuna.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

<VOLVER>
 
   
 
 
 
 
>