El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
 
 

 

60.- CHIEH / LIMITACION

 

limitacion

 

K'an El Abismo, Agua
Tui Lo Gozoso, Lago.
Un lago ocupa un espacio limitado, cuando llega más agua se desborda. El agua debe tener límites. La ima­gen muestra agua arriba y abajo, limitando el firmamento entre ellas. En el ámbito humano se refiere a los límites que imponen las relaciones entre superior e inferior, los límites de la lealtad y el desinterés.

 

EL JUICIO:
"Limitación. Exito. No debe perseverarse en limitacio­nes odiosas". Las limitaciones son molestas pero efecti­vas. Si vivimos económicamente en tiempos normales estaremos preparados para los tiempos de necesidad. Ser prudentes nos salvará de la humillación. Las limita­ciones son indispensables para regular la marcha del mundo. En la naturaleza están fijados límites para verano e invierno, día y noche, y estos límites dan al año su significado. De la misma manera, la economía que pone coto a los expendios dispendiosos preserva los bienes y previene de desprecio al pueblo. Pero en la limitación también hay que observar mesura. Si un hombre pretende imponer limitaciones odiosas sobre sí mismo, comete un agravio. Si quiere ir demasiado le­jos imponiendo limitaciones a los otros se encontrará rebelión. Incluso hay que limitar la limitación.

 

LA IMAGEN:
"Agua sobre el lago. La imagen de la limitación. El hombre superior crea número y medida y examina la naturaleza de la virtud y la conducta correcta".
Un la­go es limitado. El agua es inagotable. Un lago puede contener sólo una parte definida de la infinita canti­dad de agua; esa es su peculiaridad. En la vida huma­na también el individuo adquiere significado a través de la discriminación y la imposición de límites. Lo que nos concierne es cómo definir esas limitaciones, algo así como los límites de la moralidad. Infinitas posibi­lidades asedian al hombre. Si trata de acogerlas todas, se disgrega. Para hacerse fuerte el hombre necesita limitarse voluntariamente. De esta manera libera su es­píritu y determina lo que es su deber.

 

LAS LINEAS:
Nueve en la base significa: "No saliendo de la puerta y del patio de la corte permanece sin reproches".
A menudo un hombre puede emprender algo y encon­trarse enfrentado a una situación insuperable. Debe sa­ber cuando detenerse. Si entiende correctamente y no trata de ir más allá de los límites fijados acumula ener­gía que lo capacita para cuando llegue la época apro­piada de actuar con gran fuerza. La discreción tiene importancia fundamental para preparar el momento oportuno.
Nueve en el segundo lugar significa: "No ir más allá del portal y del patio de la corte trae desgracia".
Cuando llega el momento de actuar, debe medirse exactamente. Como el agua se acumula en el lago primero sin desbordar segura de encontrar una salida cuando llegue el momento necesario, así ocurre en la vida del hombre. Es bueno vacilar mientras no haya llegado el momento de la acción, pero no demasiado. Una vez que los obstáculos para la acción han sido removidos la vacilación es un error que puede llevar al desastre porque hace perder la oportunidad justa.
Seis en el tercer lugar significa: "Quien no conoce limitaciones tendrá motivo para lamentarse. Sin repro­ches".
Si un individuo busca sólo los placeres y la di­versión es fácil que pierda el sentido de los límites que requiere. Si se deja arrastrar a la extravagancia tendrá que sufrir las consecuencias con el remordimiento con­siguiente. No debe dejar recaer reproches en los de­más. Sólo cuando se da cuenta que sus errores lo lle­van a tan desagradables experiencias estará libre de errores.
Seis en el cuarto lugar significa: "Limitación satisfecha. Exito".
Toda limitación tiene su valor, pero una limitación que requiere un esfuerzo persistente exige mucha energía. Cuando se trata de una limitación natural (por ejemplo, la que hace que las aguas desbor­den hacia abajo) necesariamente llevan al éxito, en cuanto significan ahorro de energía. La energía no debe consumirse en lucha vana con los objetos, sino aplicarla al provecho del asunto que se tenga entre ma­nos y así se asegura el éxito.
Nueve en el quinto lugar significa: "Dulces limitaciones traen buena fortuna. Ir trae estima".
Las limi­taciones deben ser llevadas de manera conecta para que sean efectivas. Si sólo tratamos de imponer res­tricciones a los demás y evadirlas nosotros mismos estas limitaciones serán miradas mal, y provocarán re­sistencia. Si un hombre que ocupa una falta posición se aplica primero las limitaciones a sí mismo exigiendo poco de los que están asociados con él y con medios modestos procura concluir algo, la ,buena fortuna será el resultado. Cuando así ocurre su ejemplo es emula­do y todo lo que emprende triunfa.
Seis en la cima significa: "Odiosa limitación. La perseverancia trae desgracia. Los remordimientos des­aparecen".
Si alguien es demasiado severo imponiendo restricciones, la gente no confiará en él. Lo peor de la severidad excesiva es que sus consecuencias a largo pla­zo son imprevisibles. Lo mismo ocurre cuando se ator­menta al cuerpo con un ascetismo excesivo. Por otro lado, hay épocas en que sólo la aplicación de reglas se­veras, persistente y sistemáticamente pueden salvaguar­dar contra la culpa y el remordimiento. En primer lugar-hay que aplicar las reglas a sí mismo, para sal­var la propia alma, antes de sucumbir a la tentación y la irresolución.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

<VOLVER>

 
   
 
 
 
 
>