El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
 
 

 

52.- KEN /, MANTENIENDOSE QUIETO, MONTAÑA

 

manteniendose quieto

 

Ken, Manteniéndose quieto, Montaña
Ken, Manteniéndose quieto, Montaña.
La imagen del hexagrama corresponde a la montaña, el hijo menor del cielo y la tierra. Corresponde a una posición de reposo porque el movimiento ha llegado a su final normal. En relación al hombre se refiere al problema de obtener la paz de corazón.

 

EL JUICIO:
"Manteniéndose quieto. Manteniendo su espalda dere­cha de tal manera que no sienta mucho su cuerpo. Va al Patio de su corte y no ve a su pueblo. Sin repro­ches".
Es correcto mantenerse quieto cuando ha lle­gado la época para ello, y adelantar cuándo corresponde. Reposo y movimiento están de acuerdo con las exigencias. de los tiempos y esto es, lo correcto en la vida. El hexagrama representa el fin y comienzo de todo movimiento. Se refiere a la espalda porque allí están situados los centros nerviosos del movimiento. Si de allí parte un movimiento desaparece el descanso.
Cuando un hombre quiere permanecer en calma debe volverse al mundo exterior. Verá en el tumulto y confusión de los seres humanos, pero encontrará la paz de corazón que se requiere para entender las grandes leyes del universo y actuar en armonía con ellas. Cuando sus actos emanen de estratos tan profundos; no cometerá errores.

 

LA IMAGEN:
"Las montañas se elevan juntas. La imagen de mantenerse quieto. El hombre superior no debe permitir que sus pensamientos rebasen la situación".
El cora­zón piensa constantemente. Esto no puede ser cam­biado, pero el movimiento del corazón, esto es los pensamientos del hombre, deben restringirse a la situación inmediata. Los pensamientos que sobrepasan eso pueden resentir el corazón.

 

LAS LINEAS:
Seis en la base significa: "Manteniendo sus pies quie­tos. Sin reproches. La perseverancia continuada fruc­tifica".
Mantener los pies quietos significa estar pa­rado antes que se inicie ningún movimiento. El comien­zo es una poca de pocos errores. Todavía el hombre se encuentra en armonía con la inocencia primaria. Todavía no influyen oscuros intereses y deseos, intui­tivamente se ven las cosas tal como son. Pero se requiere una firmeza persistente para mantenerlo aleja­do de :la irresolución.
Seis en el segundo lugar significa: "Manteniendo las pantorrillas quietas; no puede rescatar, a quien sigue. Su corazón no está contento".
Las piernas no pueden moverse independientemente del cuerpo. Si una pierna se para repentinamente cuando el cae o se mueve, vigorosamente, él hombre puede caer. Lo mismo es cierto respecto a un hombre que sirve a un patrón mucho más poderoso que él mismo. Debe esforzarse` para no perder el tranco y no podrá mantener mucho tiempo ese movimiento tan vigoroso. Cuando el patrón. trate de apresurarse, el sirviente, no importa cuán buenas sean sus intenciones, no podrá seguirlo.
Nueve en él tercer lugar significa: "Manteniendo sus caderas quietas. Haciendo difícil lo sagrado. Peli­gro. El corazón se sofoca".
Esto se refiere a alguien forzadamente; quieto. El reposo del corazón se obtiene por medios enérgicos. Pero cuando se trata de sofocar el fuego se transforma en una humareda acre que sofoca a quien la aspira. Lo mismo, en los ejercicios de meditación y concentración no deben tratar de for­zarse los resultados. La calma debe desarrollarse natu­ralmente hasta llevamos a un estado de compostura natural, Si uno trata de inducir la calma mediante una rigidez artificial la meditación sólo llevará a resultados deplorables.
Seis en el cuarto lugar significa: "Manteniendo el tronco quieto. Sin reproches".
Mantener la espalda en reposo significa olvidar el ego. Es el más alto estado de reposo. Aquí tal etapa todavía no se ha alcanza­do; el individuo se siente capaz de mantenerse con sus pensamientos e impulsos en un estado de descanso, pe­ro todavía no se ha liberado suficientemente del domi­nio de esos impulsos. Mantener el corazón en reposo es una función importantísima que lleva finalmente a la eliminación total de los deseos egoístas.
Seis en el quinto lugar significa: "Manteniendo las mandíbulas quietas. Las palabras se ordenan, Los re­mordimientos desaparecen":
Un hombre en situación peligrosa, especialmente cuando no es adecuado para ella, se inclina a hablar con demasiada libertad y ríe presuntuosamente. Hablar fácilmente y sin juicio con­duce a situaciones que pueden dar mucha causa a arrepentimiento. Si un hombre es reservado al hablar, sus palabras tendrán un significado bien definido y toda causa de remordimientos se desvanece.
Nueve, en la cima significa: "Mantenerse quieto con nobleza de corazón. Buena fortuna".
Marca la consu­mación del esfuerzo por obtener la tranquilidad. El reposo no se circunscribe a minucias sino se trata de una adaptación general a la oída tal como es, que confiere paz y buena fortuna en relación con todos los asuntos individuales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

<VOLVER>

 
   
 
 
 
 
>