El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
 
 

 

20.- KUAN / CONTEMPLACION (VISTA)

 

contemplacion

 

Sun La Docilidad, Viento
K'un Lo Receptivo, Tierra
El hexagrama significa al mismo tiempo contemplar y ser visto, en el sentido de servir de ejemplo. El hexagrama muestra a un gobernante que contempla la ley del cielo por encima suyo y las costumbres del pueblo debajo, y que, por medro de un gobierno acer­tado, da un alto ejemplo a las masas.

 

EL JUICIO:
"Contemplación. Se hicieron las abluciones, pero aún no las ofrendas. Lleno de confianza mira sobre sí". Los sacrificios rituales en China comienzan por una ablución y una libación por las cuales se invoca a Dios, luego de las cuales se ofrece un sacrificio. El tiempo entre ambas ceremonias es el más sagrado, un momento de profunda concentración. Si la piedad es -sincera y expresa una fe real la contemplación tiene un efecto realmente inspirador. La concentración con religiosa contemplación desarrolla en los grandes hombres la fuerza y la fe. Posibilita su comprensión de las leyes divinas y la expresión de esas leyes en sí mismas. Emana de ello un poder espiritual que influ­ye y domina a los demás.

 

LA IMAGEN:
"El viento sopla sobre la tierra: la imagen de la contemplación. El antiguo rey visita las regiones del mundo, contempla la gente y los instruye".
Cuando el viento sopla sobre la tierra se extiende ampliamente y el césped se cimbra bajo su influjo. Un rey antiguo que regularmente desplaza su gobierno puede real­mente vigilar la marcha de los acontecimientos y es­tar seguro que ninguno de los usos del pueblo escapa a su conocimiento y al mismo tiempo puede ejercer su influencia de manera de modificar las costumbres inconvenientes.

 

LAS LINEAS:
Seis en la base significa: "Contemplar como un niño no implica culpa para un hombre inferior. Para el hombre superior, humillación".
Esto significa contem­plación a distancia, sin comprender. Un hombre influ­yente está cerca, pero el pueblo no comprende su importancia. Las masas beneficiadas con sus acciones puede que lo comprendan y puede que no. Pero para un hombre superior constituye una desgracia. No pue­de contentarse con ser una sombra, sino que debe tra­tar de entender los acontecimientos.
Seis en el segundo lugar significa: "Contemplar a través de la rendija de la puerta. Nutre la Perseve­rancia de la mujer".
Por una rendija se tiene sólo una visión limitada. Se mira hacia adentro desde fuera. La contemplación está limitada. Se tiende a relacionar todo con uno mismo y resulta difícil comprender los motivos. Es apropiado para una buena dueña de casa. No es necesario que ella discuta los negocios públicos. Pero para un hombre que debe tomar parte en la vida pública esta contemplación estrecha y limitada está llena de peligro.
Seis en el tercer lugar significa: "Contemplando mi vida elijo entre el avance y la retirada".
Es un lugar de transición. Dirigimos la contemplación sobre noso­tros mismos para encontrar guías para la decisión. Ésta auto-contemplación implica superar el egoísmo ingenuo de la persona que ve el mundo sólo desde sí misma. Comienza a reflexionar y su camino adquiere un objetivo. Auto-conocimiento no significa preocupación por los propios pensamientos. Sólo los efectos de nuestras vidas pueden permitirnos dar un juicio sobre nuestro avance o retroceso.
Seis en el cuarto lugar significa: "Contemplando la luz de un reino, alguien ejerce influencia como hués­ped de un rey".
Describe a un hombre que conoce los secretos para hacer florecer un reino. A un hombre así puede dársele una posición de autoridad, en que pueda ejercer su influencia. Puede ser, por decirlo así, un huésped, ya que debe ser honrado e incitado a ac­tuar independientemente y no usado como una herra­mienta._
Seis en el quinto lugar significa: "Contemplando mi vida. El hombre superior no tiene reproches".
Un hombre en una posición de autoridad al que los otros miran hacia lo alto, está pronto para auto-examinarse. La manera correcta de auto-examinarse no en una reflexión ociosa, sino en examinar los efectos que se producen. Sólo cuando estos efectos son buenos y cuando la influencia en los otros es buena, la con­templación de la propia vida trae la satisfacción de saberse a sí mismo libre de errores.
Seis en la cima significa: "Contemplando su vida. El hombre superior no tiene reproches".
La línea an­terior representaba a un hombre que se contemplaba a sí mismo. Aquí no se trata de un asunto personal. Aquí aparece un sabio ajeno a los negocios mun­danos. Liberado de su ego contempla las leyes de la vida y así se da cuenta que saber como permane­cer libre de reproches constituye el supremo bien.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

<VOLVER>

 
   
 
 
 
 
>